jueves, septiembre 20

una piel ATOPICA




Se define la ATOPIA como un trastorno en el que existe una hipersensibilidad familiar de la piel y las mucosas frente a sustancias del entorno y que da lugar a una reactividad inapropiada inespecífica
Es decir, una reacción exagerada  que los no atópicos no manifiestan.

 Hablamos de personas atópicas, aquellas que fabrican cantidades  grandes de anticuerpos contra algunos alérgenos.

Y estos individuos de carácter atópico desarrollarán en porcentaje elevado  la triada atópica: rinitis alérgica,asma bronquial  y dermatitis atópica, siendo la dermatitis atópica la que primero se manifiesta.  

La rinitis y el asma bronquial cuando reaccionan mucosas nasal y bronquial y dermatitis atópica cuando la reactividad se centra en la piel.

La dermatitis atópica se inicia generalmente en la infancia o niñez temprana y puede continuar en la edad adulta.
No hay tratamiento curativo pero el cuadro mejora con la edad y las molestias pueden paliarse en gran medida con un cuidado preventivo de la piel como comentare más adelante.

Se define la dermatitis atópica como una enfermedad inflamatoria de la piel, crónica y recidivante (hay brotes), caracterizada por un picor intenso y acompañado de lesiones cutáneas secundarias al rascado.

La piel aparece seca y deslustrada.

Las lesiones de la dermatitis atópica siguen una distribución característica que varía según la edad. Así se pueden  distinguir tres etapas:

Etapa del lactante: se inicia a los 2-6 meses, con lesiones en cuero cabelludo y cara en forma de papulas, vesículas y costras. La enfermedad sigue su curso crónico con fluctuaciones y remitiendo a los 18-24 meses de edad  o cambiando la forma de manifestarse a…….

Etapa infantil: entre los dos años y la pubertad. Las lesiones predominan en pliegues de flexión de las extremidades, en la cara lateral del cuello, muñecas y tobillos.

Etapa adulta: a partir de la adolescencia. Aquí aparecen lesiones en zonas de fácil rascado como nuca, cara lateral del cuello, dorso de pies y manos etc.
también pueden aparecer erupciones en manos y pies, eccema seco en las manos con hiperequeratosis y fisuracion de las palmas.

El principal síntoma de la dermatitis atópica es el prurito o picor
Este lleva a un rascado que retroalimenta aun más el picor. Podemos hablar de la secuencia sequedad-picor-rascado-inflamación-infección-picor.

Algunas zonas son más sensibles al prurito como cuero cabelludo, orejas, cuello, manos, muñecas, tobillos, y dorso de los pies.

El picor suele ser intermitente durante el día y aumentar al atardecer y antes del sueño nocturno.

 En los niños suele obedecer a variaciones de temperatura.

El picor  aparece debido a la sequedad de la piel, por el contacto con tejidos de lanas o fibras sintéticas, detergentes, jabones, cambios de temperatura en el ambiente como hemos dicho e incluso por tensión física o mental etc.

La sequedad de la piel provoca que la función barrera de la capa cornea de la piel este debilitada, la piel es menos flexible, aparecen mas fácilmente grietas y fisuras y por lo tanto aumenta el riesgo de sobre infección.

El tratamiento

Prevención: tener en cuenta lo siguiente……….

*No utilizar jabón  y si se usa ha de ser sin detergentes o syndet (como syndet de avena o jabones extragasos específicos). Utilizar para el cuero cabelludo también esta clase de limpiador.

*No utilizar esponja ni manopla.

*Preferible el baño a la ducha y añadiendo al agua un emoliente como la avena (baños coloidales de avena). El baño no debe exceder de diez minutos.

*El agua ha de estar templada, entre 32 y 33 grados de temperatura.

*El secado del cuerpo preferiblemente al aire, sin frotar con toallas.

*Aplicar sobre la piel ligeramente húmeda una crema emoliente especifica. 
Son más eficaces aquellas más grasas en forma de pomada y ungüento pero han de ser cosméticamente agradable. 
Su textura debe proporcionar una fácil extensibilidad.
Algunas con urea o acido láctico, si bien muy hidratantes, pueden producir escozor en las lesiones activas, por lo que no se aconsejarían en las zonas sensibles o en los brotes agudos.

Podríamos aconsejar cremas a base de avena coloidal que además de  hidratar, proporcionan un efecto calmante y antiinflamatorio. Aplicar una o dos veces al dia,una de ellas después del baño.
Conviene cambiar de tipo de crema cada cierto tiempo para evitar sensibilizarse a determinados componentes.

También son muy apropiadas cremas a base de ácidos grasos esenciales como el linoleico.

*Mantener las uñas cortas y limpias para evitar heridas  o que estas se infecten.

*La ropa del paciente atópico ha de ser suave, ligera, que no comprima, preferentemente de algodón o lino, evitando lanas y fibras.

*La ropa  puede lavarse a máquina  pero ha de aclararse muy bien  y sin usar demasiado detergente .No utilizar suavizante.

*Evitar el calzado deportivo y medias sintéticas durante tiempo prolongado.

Farmacoterapia:

El uso de antiinflamatorios como  corticoides tópicos debe estar respaldado por el consejo medico .
Su uso está muy recomendado en los brotes agudos y  es preciso elegir el más idóneo en función del estado de la piel y de la localización de las lesiones.
Quedan desaconsejados los más potentes y los corticoides fluorados.

Es necesario aplicar el corticoide de potencia adecuada que permita una rápida evolución  e ir reduciendo su aplicación lo más pronto posible para evitar efectos adversos, en particular la atrofia de tejidos.

En general el tratamiento para controlar el brote agudo no será menor de 7-10 días.

  La posología recomendada es una vez al día, no obteniéndose beneficios mayores si hay más aplicaciones diarias. Se ha de cubrir la lesión con una capa fina de producto.

Las formas galénicas  “crema” y  “emulsión” se reservan para la zona de  cara y manos.

Para el tronco y extremidades podemos recurrir a “cremas” y “pomadas” y para las zonas pilosas lo apropiado son las formas galénicas “gel” y “loción”.

También en la actualidad disponemos de inmunomoduladores como el tracolimus o pimecrolimus por vía tópica.
Se considera el tratamiento de elección en dermatitis atópica moderada-severa refractaria a otros tratamientos en niños a partir de dos años y en adultos. 

Como efecto secundario a reseñar la aparición de escozor, picor, ardor el poco tiempo de aplicarse y que puede perdurar los 3-4  primeros días.

Cuando el prurito es intenso se puede recurrir a antihistamínicos via oral como el jarabe de hidroxicina en los brotes agudos.