miércoles, noviembre 7

¡Quítame esta arruga!


Existen unas cuantas teorías sobre el envejecimiento y ninguna firme. Es difícil  encontrar el origen y un porqué; si fuera fácil las estanterías ya estarían llenas del “elixir de la eterna juventud”.


Lo que sí parece claro, es qué sucede, en este caso, en la piel, con el paso del tiempo.

Y también se afirma que no sólo el reloj biológico, la carga genética y otros factores internos son los que definen cómo y cuánto envejecemos, sino que además los factores externos aceleran o minoran la velocidad en que ocurre.

Causas externas

Se desconoce la causa exacta de la aparición de una arruga. Pero si contribuye lo siguiente:

§  La radiación solar: Los rayos UVB penetran hasta la dermis y provocan que desaparezcan las papilas dérmicas y por lo tanto disminuye la regeneración celular. (¡ohhh¡malo). Y los rayos UVA que penetran más profundamente, causan daños en las fibras de colágeno y elastina (peor todavía).

    Es importante saber que los efectos del sol son acumulativos y que la piel tiene memoria, de modo que, con horas y horas de radiación solar acumuladas, se produce el fotoenvejecimiento que se caracteriza por elastosis, flacidez y arrugas muy marcadas.

§  El tabaco: Fumar ya no es un placer como dice la canción. El tabaco potencia la oxidación del tejido cutáneo, de modo que los fumadores tienen la piel más seca y menos luminosa. Y en las mujeres se nota especialmente la presencia de arrugas en la zona peribucal, en el labio superior.

§  La contaminación: Un ambiente contaminado externo impide la oxigenación celular, el poro se carga de suciedad y la piel se muestra apagada. También un exceso de toxinas o contaminantes desde nuestro interior se reflejará en la piel, como por ejemplo cuando abusamos del alcohol o una comida o cena copiosa.

§  El estrés y una mala calidad de sueño: Seguro que hemos observado cómo tras pasar momentos de tensión, el rostro también se contrae y refleja más tarde o más temprano la experiencia vivida.
§  El sueño por otro lado es un periodo de recuperación de muchas funciones biológicas, de reparación. No disponer de las horas de sueño necesarias o que éstas sean de mala calidad repercutirá en la apariencia, bienestar y salud de la piel.

Causas internas

è La contracción cutánea: expresar lo que sentimos, es bueno, nos equilibra emocionalmente.
      Pero con la piel y músculos de la cara ocurre que se contraen, y más concretamente los fibroblastos del tejido conectivo, se contraen y  se relajan, se contraen y se relajan, se contraen y se relajan…………

Las arrugas de expresión se producen cuando estas contracciones del tejido cutáneo se hacen indefinidas y ya no se relaja el tejido.

Los cosméticos con principios activos de “efecto botox” actúan aquí, impidiendo esta contracción muscular.

è El reloj biológico: El paso del tiempo hace que la dermis pierda capacidad de soporte y adelgace su grosor.
Las fibras de colágeno también se sintetizan en menor cantidad, se reduce la capacidad de retener el agua y la piel pierde densidad.
La elasticidad de la piel también disminuye ya que las fibras de elastina ser vuelven compactas y se disponen al azar.
Ante tanto cambio la piel pierde propiedades  y se  favorece la formación de arrugas.

è Cambios hormonales: En la mujer los cambios hormonales que se producen durante el climaterio y la menopausia también se reflejan en la piel.
En esta etapa disminuye la cantidad de colágeno y disminuye la secreción de glándulas sudoríparas y sebáceas, con lo que la emulsión natural epicutánea queda desequilibrada, produciéndose  gran sequedad en la  piel y prurito.

Hasta ahora hemos repasado todos los factores negativos que provocaran la arruga.

¿Qué podemos hacer?

Podemos actuar sobre los factores externos y sobre los internos.

Actuar sobre los factores externos

Evitando la exposición excesiva al sol.
En la medida de lo posible evitar la contaminación ambiental o procurando a la piel una limpieza delicada y en profundidad.
Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
Evitar el estrés.
Cuidar el tipo de alimentación, para que sea equilibrada, variada y se ajuste a nuestras necesidades de gasto calórico.

Actuar sobre los factores internos

Los especialistas consideran que la edad ideal para iniciar el uso de cosméticos específicos antiarrugas es en torno a los 30 años.
El envejecimiento esta determinado genéticamente y no se puede influir en él, pero sí que es posible retrasar sus efectos de manera importante con los cuidados específicos.

Diferentes activos antiarrugas y sus propiedades

Argireline: Actúa sobre el mismo receptor que la toxina botulínica, produciendo relajación de los fibroblastos. Efecto lifting, sin llegar a la dermis.

Matrixyl: Con una estructura similar a la del colágeno estimula los fibroblastos para la síntesis del tejido conectivo.

Vitamina E: posee acción antioxidante y repara sistemas enzimáticos, hidratante y antiinflamatoria.

Vitamina C: Acción antioxidante, favorece la síntesis de colágeno.

Colágeno: Es un reparador. Su aplicación induce la formación de nuevas fibras y por lo tanto reduce las arrugas.

Elastina: Igualmente es un reparador.

Mucopolisacaridos como el ácido hialuronico: Retienen agua. Rellenan arrugas.

Oligoelementos: Actúan como coenzimas. Acción antiradicales

Betaglucanos: son excelentes hidratatantes, favorecen la cicatrización  y reducen la profundidad de las arrugas.

Coenzima Q10: Anitoxidante,reduce los efectos nocivos de radiaciones solares.

Derivados de soja:estimula la regeneracion celular y evita la degradación de colágeno y elastina.

Reductor óptico de arrugas: son las esferas de dióxido de silicio, recubiertas de oxido de titanio. Las ceras rellenan la arruga y los pigmentos difunden la luz.

Alfahidroxiacidos: proporcionan firmeza y renuevan el estrato corneo.

Derivados de retinol: Aumentan la síntesis de colágeno y elastina. Favorecen la renovación celular.