jueves, febrero 7

Ojo seco


El ojo seco es una patología frecuente que puede estar causada por múltiples factores.
A veces es difícil diagnosticar el origen primero, por lo que su tratamiento se dirige a paliar los síntomas, tratamiento que por lo general, deberá mantenerse de por vida. Seguramente existirán periodos de remisión y periodos de exacerbación.

En el ojo seco se encuentra alterada la cantidad, la composición o la distribución de la lágrima.

Es decir, puede ocurrir que la lágrima sea insuficiente, que la lágrima tenga alterada su composición normal, o que el movimiento de los parpados no sea el correcto para extenderla por toda la superficie ocular.

Tipos de lágrimas

Hay dos tipos de lágrimas:

Lágrimas lubricantes
Lágrimas de reflejo

Las lágrimas lubricantes se fabrican continuamente, mientras que las lágrimas de reflejo responden a una irritación repentina, a lesiones, o a la misma emoción.

¡Atención¡ porque puede ocurrir………que la irritación producida en el ojo seco active las lágrimas de reflejo y paradójicamente este se encuentre siempre húmedo.
Sin embargo estas lágrimas no poseen la composición adecuada para lubricar la superficie,por lo que no son útiles.

La película lagrimal: protege, humedece, lubrica.

Las lágrimas cumplen las siguientes funciones:

  • Mecanismo de defensa natural de la cornea y la conjuntiva.
  • Protegen el ojo del viento, el calor, el frio, el polvo etc.
  • Remueven partículas extrañas de la superficie ocular.

El parpadeo permitirá extender esta película por toda la superficie.

La lágrima se compone………

La lágrima tiene tres fracciones distintas y fabricadas en diferentes zonas.

  • El 99% es una fracción acuosa  y es segregada por las glándulas lacrimales.
  • Un 0.5% es mucina, producida por células calciformes que se encuentran en la conjuntiva y en la pared posterior de los parpados.
  • Y la fracción grasa lo segregan las glándulas de Meibomio en parpados.

¿Como se disponen estas fracciones?

La cornea es hidrófoba, es decir rechazaría la lagrima que es agua en un 99%. 
Por eso primero el parpado extiende la mucina y convierte a la cornea en hidrófila. Sobre esta capa de mucina que se renueva al parpadear, se extiende la lagrima acuosa que humedece y lubrica. 
Y sobre la capa acuosa se extiende la capa lipídica. Así se evita que el agua de la lágrima se evapore fácilmente.
Según la lágrima sea deficiente en una u otra fracción, se habla de ojo seco, acuodeficiente, mucodeficiente y lipodeficiente.

Síntomas de ojo seco

Sus principales manifestaciones son el enrojecimiento y la sensación de poseer arenilla o cuerpo extraño en el ojo.
También picor, cansancio, visión borrosa sobre todo al levantarnos y que se aclara al parpadear, deseo de mantener los ojos cerrados, sensación de sequedad e incluso en ocasiones como ya he descrito antes se puede producir lagrimeo frecuente.

Estos síntomas pueden agravarse en determinados ambientes como aquellos con calefacción excesiva, aire acondicionado, humos, o el uso de lentillas porosas o leer continuadamente.

¿Porque aparece el ojo seco?

Las causas pueden ser multiples, una o varias a la vez.

Desde enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjögren tipo I o tipo II hasta el simple e inexorable paso del tiempo  y el consiguiente aumento de la edad.

En el Síndrome de Sjögren  existe una destrucción autoinmune de las glándulas exocrinas y se produce un déficit secretorio externo que puede afectar al aparato ocular, respiratorio, la piel etc.

Puede aparecer el ojo seco tras una infección ocular o por causas inflamatorias como cuando hay blefaritis.

Una deficiencia de vitamina A también puede causar ojo seco.

El paso del tiempo provoca que la glándula lagrimal produzca cada vez menos lágrima.

Situaciones fisiológicas como la menopausia, el embarazo provocan también una disminución en la producción de lágrima.

Existen medicamentos que tienen como efectos adversos la reducción en la producción de lágrimas y saliva como algunos antidepresivos, antihistamínicos, ansiolíticos, diuréticos, anticonceptivos hormonales, etc.

Alteraciones en el parpadeo, etc.

Tratamiento del ojo seco

El tratamiento más frecuente para el ojo seco es el de sustituir la lágrima natural escasa o deficiente por lágrima artificial.
Es un tratamiento que en general se establece para toda la vida.
Es un tratamiento inocuo en el que el afectado deberá ir probando la que mejor tolere, de entre la gran variedad que existe en el mercado.

Algunas de estas lágrimas artificiales están compuestas de soluciones salinas isotónicas o hipotónicas. Como por ejemplo:
Cloruro sódico; contiene Colircusi humectante, Dacrolux, Liquifilm, Cellufresh, Celluvisc…
Cloruro potásico; contiene Cellufresh, Celluvisc,Dacrolux…..
Borato sódico; contiene Cilclar, Lephagel…..

Otras lágrimas contienen sustancias que alargan la permanencia de la fracción acuosa sobre la superficie ocular.
En su composición se encuentra, alcohol de polivinilo, derivados de celulosa ,hipromelosa o hialuronato sódico como por ejemplo Oculotect, Artific….

En el mercado también encontramos lágrimas artificiales sin conservantes como Cellufresh,Celluvisc en unidosis, y que evitan posibles irritaciones que en ocasiones provocan los conservantes, en un ojo ya demasiado sensibilizado.

También son muy útiles los geles oftálmicos para utilizar durante la noche, antes de acostarnos, en asociación con las lágrimas artificiales anteriores que se usarán durante el día.
Estas pomadas oftálmicas son a base de vaselina o lanolina como por ejemplo Lacrilube.

Por lo general la aplicación de lágrimas artificiales  4 o 5 veces al día suelen mejorar satisfactoriamente el ojo seco.

Si no ocurre así existen otros tratamientos,  que vuestro oftalmólogo tras un diagnostico preciso os puede prescribir, y entre los que se pueden citar:

Colirio de ciclosporina al 0.05%, dos veces al día.

Oclusores puntales. Estos bloquean el punto lacrimal, que es el conducto de drenaje que elimina las lágrimas de la superficie del ojo, y que se sitúan varios, en las esquinas interiores de cada ojo.
Estos oclusores puntales están hechos de silicona flexible y suave. Permiten que la lágrima permanezca más tiempo lubricando la superficie ocular.

La limpieza del borde palpebral también da muy buenos resultados y es que en esta zona las glándulas que aportan la fracción grasa a la lágrima en ocasiones se obturan, de modo que una limpieza cuidadosa permite que se restablezca la secreción.

Podemos encontrar en las farmacias Cilclar esponjitas, para la limpieza de los parpados.