viernes, mayo 24

Protección solar


 
Espero y deseo que ya no estés considerando la idea de ir a tomar el sol “a tope” para conseguir “rápidamente” un tono bronceado.
Esta idea, que yo también practiqué, en mi inconsciente juventud, he de decirte, que  sólo te traerá problemas.

Tomar baños de sol aporta beneficios, como:
  • Favorecer la síntesis de la vitamina D, tan importante para los huesos.
  • Favorecer la circulación sanguínea
  • Aumentar la formación de hemoglobina
  • Puede ayudar en determinadas enfermedades de la piel como la psoriasis.
  • Proporciona una sensación de bienestar por su influencia en algunos neurotransmisores cerebrales.

Pero todo esto, si los baños de sol se practican con moderación. Y si no, lee……..

Efectos negativos
La otra cara de la moneda, lo constituye la exposición solar excesiva  y sin  precaución.

A corto plazo:

  • Eritemas y quemaduras
     
  • Insolación grave
     
  • Enfermedades oculares

  • Herpes simple…….
     
A largo plazo:

  • Envejecimiento prematuro de la piel
  •  
  • Hipercromías  o manchas oscuras
  • Alergias e intolerancias solares
     
  • Cáncer de piel…….
  • Es por ello que podemos asegurar que exponerse al sol en exceso o sin la protección adecuada es realmente peligroso y puede traer consecuencias graves a corto y a largo plazo.

Fotoproteger la piel, naturalmente

La piel  dispone de unos mecanismos naturales para protegerse del sol.
En la unión dermis, epidermis se encuentran unas células denominadas melanocitos.

Se llaman así porque segregan melanina, el pigmento responsable de proteger al hombre de las radiaciones solares.

Estos gránulos de melanina se dirigen a la capa germinal de la epidermis, de modo que los queratinocitos se pigmentan y almacenan la melanina que ellos son incapaces de fabricar.

¿Sabes que es muy difícil conocer la estructura exacta de la melanina?
Esto es así por su insolubilidad. Es un “biocromo” de elevado peso molecular formado por la oxidación enzimática de la tirosina.

La función de la melanina en el hombre es la de actuar de filtro epidérmico situado entre el sol y la dermis.
Ejerce su misión protectora capturando electrones generados por la acción de luz ultravioleta sobre los tejidos, preservando así la piel de sus efectos nocivos.


Ante una agresión solar el organismo se defiende así:

  • Transpiración más o menos abundante por el calentamiento. Ocurre que  el sudor posee acido urocánico, cuyas propiedades absorbentes se sitúan al nivel de las radiaciones ultravioletas B.
     
  • Pigmentación de la epidermis. Las radiaciones UV liberan la enzima que transformara la tirosina, un aminoácido esencial, en melanina. La melanina absorbe una proporción apreciable de radiaciones ultravioletas.
  •  
  • Espesamiento de la capa cornea o hiperqueratosis.  Resultado de la destrucción celular que sigue al eritema. A mayor grosor, las radiaciones encuentran más dificultad para llegar a las capas más profundas de la piel.
Fotoproteger la piel con cosméticos

La protección de la piel mediante la aplicación de productos cosméticos no sustituye a la protección natural, pero la refuerza.
Las sustancias fotoprotectoras pueden actuar reflejando las radiaciones solares o absorbiéndolas.

Los filtros solares se dividen en tres grandes grupos:


  • Filtros físicos
Actúan como una pantalla, reflejando las radiaciones que inciden sobre ellos.
Los principales son el dióxido de titanio, el oxido de zinc y la mica.

  • Filtros químicos
Absorben radiaciones.
Los más utilizados para absorber radiaciones ultravioletas B son: acido paraaminobenzoico o PABA y derivados, cinamatos y sus esteres, bencimidazoles etc.

Los que tienes un espectro de absorción más amplio para los rayos UVA son los derivados del dibenzoilmetano,derivados de benzofenonas y del bencilidenalcanfor.

  • Filtros biológicos
Estos son básicamente vitaminas A, E, B5  y derivados.
Actúan como antioxidantes que como la piel absorbe, su efecto no se reduce a ser superficial.

En estos momentos encontramos en el mercado de solares, productos que incorporan concentraciones variables de estos tres tipos de filtros, lo que confiere a la cosmética solar una textura más agradable, mejor tolerancia y mayor protección.

¿Qué es el índice o factor de protección solar?
Esa cifra o número que buscamos en los envases de una crema solar, nos proporciona importante información.

Representa un múltiplo del tiempo que podemos tomar el sol sin peligro de quemarnos, en comparación con el tiempo que tardaría nuestra piel en quemarse sin filtro protector solar.
Si en cinco minutos de exposición al sol tu piel enrojece, aplicando  una crema protectora solar índice 10, tardaría 50 minutos en presentar dicho eritema.


En la práctica también hay que tener en cuenta otros factores como altura del sol (estación), hora, altitud, latitud  y naturaleza del suelo.

¿Broncearse o no?

Después de lo expuesto, la piel se broncea porque a modo de defensa, almacena gránulos de melanina en  los queratinocitos, ya que ésta es un filtro de radiaciones innato.
Pero no todos los individuos poseen la misma capacidad de producción o de almacenamiento de melanina.

Por eso se habla de fototipos de piel en la que se clasifica el tipo de piel según su capacidad de broncear y otras características.
Una piel blanca y rosada con poca melanina disponible, difícilmente se pigmentará, sino que más bien se quemará.

Una piel morena con abundante melanina, bronceará bien y rápidamente, aunque envejecerá antes si se producen exposiciones solares repetidas y sin protección solar.


Hay que recordar que los efectos del sol son acumulativos, y disponemos de toda una vida en contacto con los rayos solares.

La salud dermatológica de la piel dependerá en buena parte de cómo capitalizamos toda la energía solar que recibimos, evitando, eritemas, insolaciones,…etc. mediante una fotoexposicion responsable y una fotoproteccion eficaz.

 
 
Ya sabes, si tienes alguna duda, puedes enviar un e-mail.

Y si te ha gustado, puedes compartirlo.