jueves, septiembre 29

Cómo utilizar correctamente colirios y pomadas oculares

Seguramente en alguna ocasión, tu médico te ha prescrito colirios o pomadas oculares para determinada afección de los ojos.

O has acudido a la farmacia porque te has levantado con el ojo rojo y el farmacéutico te ha recomendado ciertas gotas oculares.

colirio y pomadas oculares

¿Sabes cómo proceder para usar bien el colirio?. Y si te han recetado dos tipos diferentes de colirios,¿sabes como actuar?.

De una manera resumida vamos a ver como administrar correctamente el colirio.

Para comenzar la higiene es muy importante, por lo que debemos lavarnos las manos muy bien con agua y jabón y secarlas.

Se inclina levemente la cabeza hacia atrás.

Con un dedo de la mano bajamos suavemente el párpado inferior para formar un hueco.

Con la otra mano colocamos el envase del colirio dirigido a ese hueco, sin que llegue a tocar la mucosa, pues se contaminaría la solución.

Se puede mirar hacia arriba y apretar el envase de modo que caigan una o dos gotas en dicho hueco.
Lo más probable es que rebase  y salga hacia afuera parte del líquido ,pero no tiene mayor problema.
La capacidad de ese hueco ocular es la que es , y no admitirá más volumen. Esto ya es tenido en cuenta a la hora de dosificar el medicamento.

Mantener el ojo abierto unos segundos para después cerrarlo despacio y colocando un dedo en el lagrimal aplicando una ligera presión.

Cerrar el envase y de nuevo lavarse las manos. Ahora es el momento de anotar en la caja o en el bote del colirio la fecha, que nos servirá para determinar la validez del mismo.

Una vez abiertos los colirios presentan una duración corta, de diez días a un mes.Posteriormente a esa fecha hay que desecharlos,pues pierden su esterilidad.

Cuando hemos de administrar dos tipos diferentes de colirios, debe haber entre una administración y otra, un espacio de tiempo de unos cinco minutos.

En cuanto a las pomadas oculares se procede de la misma manera, y la cantidad a colocar en el hueco del ojo es como un grano de arroz. Después cerrar el ojo y masajear suavemente.

Por supuesto, no deben compartirse colirios ni pomadas, y sino se indica expresamente en el envase no es necesario guardarlo en frigorífico.

Podemos encontrar muchos de los colirios en una doble presentación, multidosis (un envase) o unidosis (varios envases de un solo uso). Para las personas mayores o con dificultades motoras es más sencillo el uso de unidosis o monodosis.
colirio monodosis

Los usuarios de lentillas deben también comprobar si el colirio no daña las mismas.

Es preciso seguir las instrucciones del médico o farmacéutico en cuanto a pauta y duración del tratamiento.

Si te ha gustado el artículo de hoy no dudes en compartirlo.

Cualquier duda puedes utilizar el formulario de contacto o la casilla de comentarios.

¡Hasta pronto!